viernes, 28 de diciembre de 2012

Vídeo: Olivia Palermo, lección magistral de estilismo | Vogue Y MAS COSAS DE LUCIA N.


 ME GUSTO ESTE VIDEO DE VOGUE, DECIRME SI OS GUSTA, A MI ME PARECIO INTERESANTE.POR CIERTO LLAMARNOS PUES PARA EL DIA DE REYES OS TENGO QUE DECIR LO QUE TENEMOS PARA LOS NIÑOS AL 965332162-637088586, ¡ES MUY BONITO!

Vídeo: Olivia Palermo, lección magistral de estilismo | Vogue

jueves, 13 de diciembre de 2012

sSOMETHING SPECIAL FOR THE LAST DAY OF 2012

sSOMETHING SPECIAL FOR THE LAST DAY OF 2012

sSOMETHING SPECIAL FOR THE LAST DAY OF 2012

martes, 11 de diciembre de 2012

Rudolph The Red Nosed Rein Deer-Jordan Jansen



ESTA CANCION SE LA DEDICO A TODOS LOS NIÑOS DEL MUNDO, ME RECUERDA A CUANDO VIVI EN U.S.A. NEW ORLEANS, ¡ME ENCANTABA!ES INFANTIL, PERO ES DIVERTIDA, LA VERSION ES EN INGLES.

sábado, 8 de diciembre de 2012

CINCO MAS CINCO, 10, MAS 6 MAS 9 MAS...NO SE, OPINAR

Cinco cosas que he aprendido en dos días


1. Un guante de cuero de baseball fue el origen de Coach en 1941. Aprovecho para leer más sobre Bonnie Cashin, que fue la diseñadora de esta marca en los 60 y que es uno de esos nombres absolutamente importantes en el mundo de la moda y que casi nadie conoce. A la Cashin la llaman la madre de la ropa de sport. Esta mujer supo conceder sentido de estilo a la lana y al cuero, antes solo funcionales y toscos. También tenía un sentido especial del color. Hoy, su legado se revisa en bolsos que, como un guante de baseball, apetece tocar. También he aprendido que Bonnie Cashin diseñó el vestuario de Laura. Este detalle me ha cautivado. Y no lo sabía.
2. Siguen naciendo nuevos proyectos. Eso es emocionante. Mientras comía croissants de verdad, de los de mantequilla, aprendí qué era 5mimitos.com. Es una de estas historias que se convierten en empresas que se convierten en historias. Este proyecto es un servicio de suscripción dirigido a madres y padres y enfocado en el juego y la estimulación del niño. Cada dos meses, por 29, 99€ se recibe una caja con cinco regalos personalizados, todos escogidos con la asesoría de terapeutas, fisioterapeutas, y madres y padres. Viva el ecommerce.
3. El príncipe Alfonso de Hohenlohe, allá por los años 60, tuvo un sueño: quería que, en el mismo día, se pudiese tomar el sol y esquiar. Por eso, creó el eje Marbella (Puente Romano y Marbella Club) y Sierra Nevada. Hoy, el Lodge Ski & Spa Resort, un chalet alpino de madera finlandesa, cumplirá su sueño en menos de un mes, cuando se inaugure. Un dato que me hace, por supuesto, querer ir ya es que los interiores son de Andrew Martin International, el estudio que ha diseñado los sets de algunas películas de James Bond. Yo ya me veo en la terraza con gorro de piel y con mi libro, viendo como los demás esquían y esperando a algún agente secreto.
4. El chontaduro es un tipo de palmito. Lo aprendí ayer en un clásico de mi agenda: la comida que organiza Tivoli Hoteles & Resorts con motivo de la Semana de Gastronomía Portuguesa (19-23 Noviembre). Cada año, Luis Baena, e chef de ese sello de hoteles, gran cocinero y personaje, prepara un menú que se puede degustar en el Hotel Wellington de Madrid y que yo, feliz, degusto. El de este año, además del chontaduro, incluía un estupendo “Bacalao Dorado sobre Carpaccio de tomate”. Siempre un placer mezclarse con portugueses, con su educación, su delicadeza y su multilingüismo.
5. Un tourbillon consta de más de cien piezas y pesa menos de un gramo. Apabullante dato que aprendí en el Ritz mientras miraba de reojo el Classique Hora Mundi 5717, de Breguet. Yo noto que me hago mayor porque cada vez me gustan más los relojes y las joyas. Tampoco sabía que Breguet, una marca suiza, centenaria y casi mágica, inventó el tourbillon. Ni todo lo que esconde un reloj al ojo humano: con la lupa aparece otro mundo. Mea culpa. No se puede saber todo. Para mí, que viajo mucho, este Hora Mundi sería perfecto. Demasiado.

Por la combinación perfecta de factores matutinos

- El despertador que suena dos minutos después de que haya abierto los ojos porque ya he dormido lo suficiente y ya tengo ganas de despertarme.

- la casa calentita porque el termostato programado ha cumplido su misión.

- el olor a café recién hecho desde la cocina. (o, en su defecto, el del té Jardin Bleu de Damman Frères, o el de AMATE. HARREY´S & SONS. Aunque yo prefiero mi Cola Cao de siempre.

- la leche en la nevera, el azúcar en su armario, mis galletas preferidas (chiquilín) en su balda de la despensa, taza y cuchara, limpias y en sus puestos. Para mis peques cada día una cosa, aunque lo normal es magdalenas, cereales y leche con nesquik.

- el zumo de naranjas, pura vitamina C, como luminoso colofón del desayuno. Me gusta pero me da una pereza.....

- la estratégica tubería de agua caliente bajo las losas del baño que cosquillea mis pies descalzos camino de la ducha.

- el champú siempre lejos de los ojos convenientemente deslegañados.

- el minuto y medio de propina bajo el agua a la temperatura perfecta y con la presión ideal (conato de canturreo y gorgoritos de alegría)


- la toalla templada, seca y mullida al alcance de mi mano. Y me pongo hasta un calentador en invierno, soy tan friolera....

- el guapo subido frente al espejo. Eso depende del día.

- la inspiración de pizpireta estilista aguzada frente al armario. Hay gente que se lo prepara por la noche, pero yo depende tanto del día y mi estado de ánimo que espero al final.

- el olor del agua de rosas que utilizo como tónico, mi cremita fantástica de VALMONT.

- Una caricia de Etro eau de parfum detrás de las orejas y en puntos claves, ....

- Un beso y un par de mimos de despedida, para sobrellevar el lunes, y todos los dias mas la ¡SUERTE! Y EL ABRAZO Y BESOS A MI FAMILIA.

- el metro perfectamente sincronizado en su llegada con mi descenso al andén (línea 4, dirección Velázquez). En Alcoy, el coche, los pies, el taxi o el bus.

- el encuentro con al menos una buena noticia en la apresurada lectura del periódico antes de empezar a currar, tras un super almuerzo en el MONTECARLO. Despues a mi gran trabajo, me da igual lunes que martes, que.... me dedico a lo que deseo.
- Empiezo y ¿ya son las 12:45?, ¡increible!

Seis cosas que hay que llevar siempre en el equipaje de mano...

...por si se retrasa la maleta.

Porque no siempre estamos en un hotel Mandarin Oriental que te ofrezca preciosa caja negra con un kit de supervivencia cuando esto ocurre y te ves, en un país extraño, solo y solo ( esas tildes de antes...) con un bolso al hombro.
  • Las madres, a grandes rasgos, suelen tener razón. Cuando dicen: "lleva ropa interior a mano" despliegan un sentido común atávico. Da pereza, pero se agradece. ¿Quién quiere ir a comprarla a las 9 de la noche, por ejemplo, en Frankfurt y en Febrero? No pesa. Desamparados y sin ropa sí, con sensación de suciedad, no.
  • Mascarilla RENEWING PACK Y BIO CELLULAR DE VALMONT. El cepillo de dientes es necesario, pero el MAKE UP DE JEMMA KID más un lo cambia todo. Que una maleta llegue 9 horas tarde se lleva mejor si cuando te miras al espejo, ves algo correcto. E iluminado. Desamparadas y sin ropa sí, mortecinas, no.
  • Si el vuelo es de vuelta, no hay que olvidar las llaves de casa. Hay un amplio anecdotario de personas que tuvieron que buscar hotel en su propia ciudad por haber dejado las llaves en la maleta principal. Desamparados y sin ropa sí, con cara de tontos, no.
  • Cargadores. Abultan pero te salvarán esas horas de incertidumbre hasta que la maleta se recupera. Desamparados y sin ropa sí, desconectados, no.
  • Miopes: las gafas tienen que ir siempre con vosotros, con nosotros. Y el estuche de lentillas, y el líquido. Esto nos permite la supervivencia. Desamparados y sin ropa sí, limitados, no.
  • Cualquier gadget al que consideres tu amigo. Nunca los factures. Nunca. Es una orden. El portátil siempre va con uno. Desamparados y sin ropa sí, bobos, no.
  • Mis amuletos: santos, estampitas, fotos de mi familia...¡imprescindible!
Y sí, claro, la Visa, el dentrífico, el desodorante, el móvil, los caramelos de menta, la libreta y el bolígrafo, el microneceser, la novela....Pero eso ya lo sabemos. Lo importante para fumadores, tabaco para cuando lleguemos o el cigarro de vapor (lo digo por mí), me lo dejaré...